Es cierto que Dios es dueño de todas las riquezas. También es cierto que somos hijos del Altísimo. Pero no menos cierto que el amor que el Creador nos tiene y la adoración que nosotros le debemos, no tiene que ver con nuestra posición financiera.

Deja un comentario o pregunta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s