1) El deber de alimentarlos, tenerlos en su compañía,
educarlos e instruirlos con arreglo a su fortuna, y
representarlos en el ejercicio de todas las acciones que
puedan redundar en su provecho.
III.(2) La facultad de corregirlos y castigarlos moderadamente o
de una manera razonable.
IV.La administración de los bienes del menor.

Deja un comentario o pregunta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s