Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se

hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo

entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no

tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron

como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron

en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 

Deja un comentario o pregunta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s