Para poder determinar que un dictamen judicial redundará en el mayor bienestar del menor es preciso examinar el siguiente listado no taxativo:

  • La preferencia del menor,
  • su sexo,
  • edad 
  • la salud mental 
  • la salud física;
  • el cariño que puede brindársele por las partes en controversia;
  • la habilidad de las partes para satisfacer debidamente las necesidades afectivas,
  • la habilidad de las partes para satisfacer debidamente las necesidades morales 
  • la habilidad de las partes para satisfacer debidamente las necesidades económicas del menor;
  • el grado de ajuste del menor al hogar,
  • el grado de ajuste del menor la escuela 
  • el grado de ajuste del menor la comunidad en que vive;
  • la interrelación del menor con las partes, sus hermanos y otros miembros de la familia;
  • y la salud psíquica de todas las partes.
    • Marrero Reyes v. García Ramírez, 105 D.P.R. 90, 105 (1976).

Deja un comentario o pregunta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s